El IMIDRA impulsa la monitorización de cultivos de la región para potenciar su competitividad

19 Ene El IMIDRA impulsa la monitorización de cultivos de la región para potenciar su competitividad

La Comunidad de Madrid, a través del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), ha firmado un contrato de colaboración con la empresa madrileña CUBENUBE para la monitorización in situ de cultivos de olivo y vid en fincas experimentales, ha informado el Ejecutivo regional en un comunicado.

Con esta actuación se inicia un proyecto de investigación que pretende la mejora de la eficiencia del riego y ahorro de agua y posibilitar la prevención de determinadas enfermedades fúngicas de ambos cultivos en función de las variables climatológicas.

La Comunidad de Madrid fomenta la investigación y la innovación tecnológica en el sector primario para lograr mejorar la gestión y la producción de las actividades agrarias y agroalimentarias y con ello elevar la competitividad del sector en la Comunidad de Madrid. Para ello colabora con otras instituciones y entidades, públicas o privadas.

En este caso, el proyecto se desarrollará en colaboración con la empresa CUBENUBE, especializada en conectar los datos del mundo físico y los del mundo digital y pionera en su aplicación al ámbito de la agricultura, ámbito para el que ha desarrollado el sistema BYNSE, la primera solución Big Data del mundo para la agricultura, que permite a los productores analizar en tiempo real las necesidades actuales y futuras de los cultivos.

IMIDRA impulsa la monitorización de cultivos

La plataforma de información BYNSE permite su interconexión con cualquier dispositivo capaz de conectarse a Internet (incluidos servidores, ordenadores, tablets o smartphones) con el objetivo de establecer servicios de información de valor añadido.

En concreto, esta plataforma permite al agricultor o gestor obtener, en tiempo real, información concreta y precisa del estado de sus cultivos, necesidades hídricas, estados fenológicos, riesgos de enfermedades y plagas, y un largo etcétera.

La Comunidad de Madrid colaborará con CUBENUBE en la aplicación práctica de sus desarrollos tecnológicos en campos de ensayo de cultivos leñosos, de larga implantación, existentes en sus fincas experimentales.

Estos ensayos estarán controlados agronómicamente y en ellos se podrán experimentar en condiciones reales modificaciones en factores tales como el riego, el manejo del suelo, las fechas de poda y recolección, etc., así como la posterior caracterización de la calidad nutricional y sensorial del producto obtenido.

Cultivos que “hablan”

Durante el proyecto, los ejemplares de vid y olivo de las fincas del IMIDRA estarán monitorizados con un sistema de sensores, de manera que cuando sientan sed envíen un aviso al smartphone de su cuidador o responsable, o bien puedan activar su riego de forma automática. De esta forma, en el futuro el agricultor podrá tener en su mano toda la información de su explotación y podrá, entre otras cosas, ser más eficiente en el consumo de agua.

Por otro lado, la implantación de sistemas de riego de apoyo en cultivos tradicionalmente de secano como la vid y el olivo, provoca en ocasiones ciertas patologías vegetales y, concretamente, el ataque de determinados hongos que pueden llegar a hacer inviable económicamente un cultivo.

Con este sistema de monitorización se podrá establecer una red de alertas basada en modelos predictivos de las probabilidades de ataque de dichos hongos, lo que ayudaría a evitar su aparición.

La olivicultura y la viticultura son dos sectores de gran importancia dentro de la actividad agrícola madrileña. Desde el IMIDRA se realizan, de forma ininterrumpida, proyectos de investigación y demostración en ambos cultivos, siempre encaminados a mejorar la rentabilidad y la calidad de las producciones y a la búsqueda de propuestas innovadoras para el mantenimiento de la biodiversidad de estos cultivos, la búsqueda de nuevosnichos de mercado y la continua adaptación a los gustos y preferencias de los consumidores.

La monitorización de las plantas de vid y olivo aportará datos de gestión de los cultivos, del suelo, planta y agua de riego, de calidad analítica de los productos obtenidos y datos climatológicos.

Los resultados de este proyecto dotarán a la Comunidad de Madrid de información específica y adaptada a sus condiciones climáticas, fisiográficas y de manejo agrícola, lo que permitirá la obtención de mejores rendimientos y calidades en el cultivo de vid y olivo, fomentando la explotación económicamente eficiente y ambientalmente sostenible de dichos cultivos y del empleo rural.

La Comunidad de Madrid, siempre interesada en la innovación y la mejora del medio ambiente, estudiará la aplicación real de esta tecnología y valorará la forma de transferir el conocimiento resultante a los agricultores madrileños para la mejora de la calidad de sus producciones y en beneficio del patrimonio rural de la región.